El antiguo basural a cielo, denominado ahora “vertedero controlado”, ubicado en la zona sur de la ciudad, cambio sustancialmente su aspecto en los últimos dos años. Ya no hay más quemas ni basura por cualquier lado. Existe un control para el acceso al predio que luce muy distinto. Ya se rellenó y alteó aproximadamente dos hectáreas con residuos. El trabajo está a cargo de una empresa contratada por el Municipio.

La totalidad de los concejales goyanos realizaron este jueves una recorrida al “basural” de Goya, ahora denominado “vertedero controlado”, para conocer su estado actual y todo lo que se hizo en el lugar durante la actual gestión municipal.

La invitación partió del Vice Intendente municipal y presidente del HCD, Daniel Jacinto Avalos quien tiene a su cargo la Secretaría de Producción responsable del “basural”, a efectos de que los nuevos ediles, que asumieron en diciembre de 2019, puedan interiorizarse del trabajo realizado como ocurrió en noviembre de 2018, cuando un grupo de concejales (algunos ya finalizaron su mandato) vivieron similar experiencia.

“Un basural a cielo abierto es lo que había antes, no había control, era un desorden. Hoy es un Vertedero Controlado donde se verifica el destino de los residuos, tiene una estructura interna, un esquema de trabajo y hay controles”, dijo el Director de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Walter Gómez Arizaga, al hablar sobre el antes y el ahora del predio situado en la zona sur de la ciudad, cercano al cementerio “La Soledad”.

El funcionario ofició de guía en todo el recorrido. El colectivo municipal trasladó a los ediles que, ubicados en los asientos cada uno con tapabocas o barbijo, guardaron la respectiva distancia como aconsejan las normas sanitarias.  

El micro ingreso primero por el Camino al Bajo (Ruta Provincial 82) hacia una de los antiguos accesos al basural. Gómez Arizaga, señalando las banquinas, recordó que “todo esto era basura”. Comentó que el predio tiene 40 hectáreas, pero se ocupan solo 16 de ellas y que se anularon los dos ingresos desde ese sector, uno de ellos lindante al “Canal Sur”, que pasa por detrás del basural y deriva las aguas -hoy sin residuos- de los altos de Carolina hacia el rio.

En la zona, de acuerdo a un censo realizado, habitan en precarias casillas 64 familias (unas 200 personas), la mayoría dedicadas a lo que pueden recoger de valor de la basura. “Queremos radicarlas a todas en dos manzanas, (sobre la ruta) y mejorarles su vivienda”, indicó el Director de Medio Ambiente y Recursos Naturales, aunque aclaró que eso estaba proyectado en el marco de un programa nacional.

El colectivo retomó a la avenida Benito Perello y enfilo hacia la única entrada al predio del Vertedero Municipal (Basural), un camino contiguo al “Horno Pirolítico” (se incineran los residuos patológicos).

También por ese lugar dijo Gómez Arizaga “no se podía transitar por la basura, el fuego y el agua”. Tras recorrer unos cientos de metros se ingresa al predio por un portón, previa identificación ante una guardia que registra la patente del vehículo que ingresa.

EL NUEVO BASURAL

Tras descender del ómnibus, los ediles se encontraron con una amplia explanada de tierra sin ningún vestigio de basura. “Estamos parados sobre cava profunda. Hay cinco metros de basura hacia abajo”, contó el funcionario acotando que tan solo dos años atrás ese mismo sitio “era una laguna con basura podrida y estaba llena de chanchos, vacas y caballos”.

Relató que en el mes de marzo “sellaron” esa celda de dos hectáreas y le pusieron una capa de arcilla arriba de la basura enterrada y ahora “vamos a hacer una cancha de futbol aquí”.

Explicó después el proceso de la basura desde el ingreso de los camiones recolectores del Municipio, y el trabajo de las maquinas, (retroexcavadoras, palas cargadoras, etc.) entre 8 y 10 horas por día hasta la disposición final y el trabajo de los recuperadores. “Hay unas 100 personas que viven lo que recolectan acá. Algunas vienen todos los días y otros dos o tres veces por semana”, apuntó.

TRABAJO EN CONJUNTO

Gómez Arizaga presentó luego a Any Ortiz, responsable de la seguridad y el mantenimiento del predio, Jorge Ros, propietario de la recicladora Santa Rita” (la empresa que compra a la gente lo que recolecta de valor) y Eduardo Barcos, referente de la empresa de Concepción del Uruguay, encargada de los trabajos en el predio.

Los concejales hicieron preguntas y plantearon inquietudes a los tres. Cada uno comentó el antes y el después y todos coincidieron que hubo un cambio “del 100 %” respecto de lo que era el antiguo basural. “Hay controles las 24 horas del día, y seguridad. Los mismos recuperadores que se fueron capacitando para seguridad y otro grupo que trabaja en el mantenimiento”, apuntó el Director agregando que “cuando trabajan las maquinas no hay gente adentro. No hay riesgo. Está todo ordenado y se les mejoró la condición de trabajo a un centenar de recuperadores”, subrayó.

Gómez Arizaga estimó que un recuperador (conocidos popularmente como cartoneros) obtienen entre $ 12.000 y $16.000 por mes y consideró que los ingresos podrían ser mayores dado que solo se recupera un 6 % de las 26.580 toneladas de residuos que se depositan por año en el predio. De todas maneras, ponderó que ahora la gente “recupera un 500 % más que hace dos años”.

Preciso que por el trabajo del “relleno sanitario” y otros, el Municipio abona a la empresa responsable unos $ 3 millones por mes y que la propia firma se encarga del pago del personal.

El Director de Medio Ambiente y Recursos Naturales se explayó luego sobre el Programa ambiental y de residuos urbanos Goya 2025, explicó la necesidad de comenzar la campaña de separación en origen que estaba prevista para este año y la pandemia del coronavirus la retrasó, así como sobre el programa GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos) del Gobierno Provincial que contempla el trabajo mancomunado con los municipios de la región en el tratamiento de los residuos urbanos.

Walter Gómez Arizaga agradeció a los ediles su presencia e interés por conocer lo que estaba haciendo la Municipalidad en el recuperado predio del basural y los invitó a volver cuando quisiesen. Los representantes del pueblo, en tanto, felicitaron al funcionario y a todos los que trabajan en el hoy “vertedero controlado” por el cambio sustancial que experimentó en tan solo dos años.

Valde destacar que de la recorrida tomaron parte los concejales Federico Tournier, Jesús Méndez Vernengo, Sabina Valeria Calvi, Laura Manassero, María Elena Poggi, Pablo Muniagurria, Mario Quiroz, Darío Zapata, Vivian Merlo, Mónica Cortinovis, Lucía López, Pablo Ibañez, Daniel Lesteime, Lorena Pérez Carballo y Jorge Zorzoli.-


Autoridades

Presidente
Cdor. Avalos Daniel Jacinto

Vicepresidente 1º
Federico Tournier
(ECO+CAMBIEMOS)

Vicepresidente 2º
Dra. Sabina Valeria Calvi
(ECO+CAMBIEMOS)


Secretario del HCD
Dr. Gerardo Urquijo

 

HCD ONLINE